Como hacer un farolillo

Farolillo de San Martín

La Fiesta del Farolillo celebra la llegada del noviembre, el otoño se ha instalado definitivamente con nosotros. La luz es, cada vez, más escasa. Las hojas de los árboles vestidas de oro, reflejan los últimos rayos de Sol que recibieron. Poco a poco nuestros suelos se tapizan de marrones, amarillos y rojos. 

Es en ese momento, cuando la luz de fuera se apaga, cuando tenemos que encender la luz de nuestro interior. Ése es el significado del farol, nos hace ver que tenemos que ser los portadores de luz y calor del mundo. (Como ya hemos comentado antes, esto no se les explica a los niños de manera teórica, sino que se crea un ambiente idóneo para que lo experimenten.)

Ya hemos vivido unas semanas de la época de otoño. La época de otoño es una transición entre la época de la Cosecha y Micael y la de San Martín, el farol; a diferencia de otras el otoño no acaba con una fiesta, sino que va tiñíendose de rojo y amarillo. Las canciones, los cuentos y los juegos de dedos van cambiando e introducen a los niños en la época de San Martín.

Poco a poco vamos viviendo el frío en el jardín, son muchos los días en los que necesitamos salir con trajes de agua, bufandas y gorros. En el aula siempre hay una velita encendida, que nos da calor y nos acoge.

Y, por supuesto, cada niña y cada niño prepara su farol. Hay muchas formas de prepararlos, claro. Os adjunto un tutorial de un modelo de farolillo que se utiliza en el jardín de infancia.

Anuncios