Fiesta de la Cosecha y San Micael

En el equinoccio de otoño es momento de dar gracias a las cosechas, y empezar a prepararse para despedirse del Sol, y adentrarse en el otoño. se mezcla el ritmo de la naturaleza con celebraciones que son tradicionales en la región en la que se encuentra la escuela.

La Cosecha

Durante la época de la cosecha los niños van llevando a su aula distintas verduras de temporada: calabazas, calabacines, pimientos, tomates. También suelen estar presentes espigas de trigo u otros cereales. Todo esto adorna la mesa de estación, que está vestida con los colores del campo. Algún verde apagado que va dando paso al amarillo y los dorados del otoño.

El día de la fiesta se prepara una sopa con todas las verduras que han llevado los niños y se toma de desayuno.

 

San Micael

San Micael representa la fuerza en la lucha contra el mal y las dificultades. Es nuestro guerrero interior, siempre buscando el triunfo bien. En la pedagogía Waldorf todas las fiestas tienen un sentido y un trasfondo humano, pero nunca se les explica a los niños qué significan los símbolos ni se les “sueltan” sermones teóricos sobre el significado de las fiestas. La maestra se encarga de trabajarlo interiormente y crear un ambiente en la clase, con colores, rimas, corros, la mesa de estación… Que hace que los niños entren en el espíritu de la época desde la experiencia y no desde el intelecto.

La mesa de estación empieza a tener algo rojo, símbolo del valor y del otoño. Además suele colocars
e una espada de madera. Si la fiesta de Micael y la de la Cosecha se celebran juntas conviven también en la mesa de estación.

Anuncios