Jardín de infancia

Cuerpos sanos, mentes en crecimiento

En el jardín de infancia la base fundamental es cuidar y alimentar el sano crecimiento del niño. Los sentidos se nutren a través de una vida sana, de un ambiente lleno de belleza. La modalidad de trabajo en el jardín de infancia fomenta el desarrollo integral del niño. Cada clase es cálida y acogedora, está cuidada e intencionalmente llena de elementos bellos y naturales. Materiales simples y naturales: piezas de madera, conchas marinas, cera de abejas para modelar, muñecos hechos a mano y juguetes, animan a los niños a crear y organizar juegos y cuentos. La clase, en la primera infancia, es un lugar apacible donde los niños pueden jugar e imaginar libremente mientras se sienten seguros y cómodos.

“La tarea de la maestra del jardín de infancia es adaptar las actividades prácticas de la vida cotidiana a fin de que sean adecuadas para ser imitadas por el niño a través del juego. Las actividades de los niños en el jardín de la infancia deben derivar de la propia vida en lugar de ser “pensadas ” por la intelectualidad de los adultos. En el jardín de la infancia, lo más importante es dar a los niños la oportunidad de imitar lo que ocurre directamente en la vida misma.”

Rudolf Steiner

 

Anuncios