El ritmo anual

El ritmo anual nos lo marca la naturaleza con las estaciones. Las diferencias de horas de sol, de temperatura… Nos hacen decantarnos por actividades distintas según la época del año. 

En la escuela Waldorf, como sabéis, la clase siempre tiene una mesa de estación, que se contagia de los colores y objetos propios de cada época del año. Eso es una manera de marcar el paso del tiempo y de las estaciones. En otoño predominan los rojos, los naranjas y marrones. Llega el invierno y sus tonos azules fríos y blancos. Entre la nieve y el frió se da paso a la primavera con sus tonos verdes y rosas. Después es el turno del verano y su color dorado.

Así los niños van viviendo y experimentando el cambio de estaciones, pero no podemos olvidarnos de las fiestas. Las fiestas marcan el final de una época.

El año está marcado por esas fiestas que se repiten: Fiesta de la Cosecha de San Micael, Fiesta de San Martín, Fiesta de Navidad, la llegada de los Reyes, el Carnaval, la liebre de Pascua, la Pentecostés y LA Fiesta de San Juan. Las fiestas marcan el paso del tiempo y ayudan a cerrar las etapas con vivencias significativas, que hacen que el niño sea capaz de desenvolverse en armonía con el paso del tiempo.

Anuncios