El ritmo diario

En el jardín de infancia se trabaja mucho cómo se vive el ritmo diario, si analizamos nuestro entorno, nos damos cuenta que la naturaleza es rítmica. Todos los días amanece el Sol y todos los días se oculta, dejando paso a luna haciendo un proceso rítmico diario. Des de la naturaleza podemos vivir este ritmo de inspiración y expiración, día y noche, las estaciones, etc.

Se trata de alternar actividades de expansión con otras de concentración. Normalmente se empieza el día con juego libre, los niños llegan un poco dormidos y es una buena manera de que empiezan el día. Dos días a la semana hacemos dos tipos de actividades una de ellas es amasar pan, que nos lo comeremos para desayunar, y el otro día hacemos una actividad artística, acuarela. Más tarde se prosigue con el juego libre, después se recoge todo. Cuando han terminado se hace el corro saludando a los niños que no han venido, saludamos al sol, a la tierra, a las piedras, a las flores y a los animales. también hacemos juegos de dedos y nos sentamos a desayunar. Una vez terminado llega el momento de salir al jardín, más juego libre. Por último se cuenta un cuento y se termina el día en la escuela.

En las actividades se suelen cantar canciones relacionadas en el momento que estamos viviendo, ayudan a los niños a situarse y les da confianza y tranquilidad. Cantamos canciones para cada situación así saben qué es lo que viene después y les ayuda a mejorar el desarrollo de la idea de tiempo. 

Anuncios