Los tres primeros años del niño

ANDAR  HABLAR  PENSAR

Los tres primeros años de la vida en relación con los tres mayores pilares: ANDAR, HABLAR Y PENSAR. Estas tres facultades básicas son las que nos hacen humanos en su adquisición “es un acto de gracia” en cada niño. En los tres primeros años de su existencia infantil, el ser humano adquiere las facultades que le proporcionan la posibilidad de su existencia humana.

ANDAR: Aprende andar en el curso del primer año. El aprendizaje del andar implica que el niño conquista su justo equilibrio en el mundo espacial, de todo el cuerpo entero. Aprender a andar significa encontrar las direcciones del espacio para situar en ellas el organismo.

HABLAR: Adquiere el habla entre el primero y el segundo año. primero repite palabras que oye del adulto, despues nombra palabras que ya conoce y finalmente las palabras ya tienen coherencia y construye frases simples. a los dos años ya construye frases mas complejas. Los movimientos de la mano derecha corresponden a cierta actividad en el lado izquierdo del celebro relacionado en la facultad del hablar.

PENSAR: Experimenta el despertar del pensar en el tercer año. Tienen la capacidad de diferenciar que les gusta y que no les gusta. Interactúan con el mundo, almacenan imágenes sin selección, cosas positivas y negativas, de este modo elaboran una situación de pensar.

Son los pasos que la parte espiritual del ser humano efectúa durante su desarrollo en la más tierna infancia.

Los tres primeros años del niño. Karl König. Editorial Rudolf Steiner

Anuncios