Todo aprendizage tiene una base emocional

SALUD EMOCIONAL

Los niños necesitan un ambiente escolar donde se sientan ayudados y acompañados para desarrollar sus propias habilidades, necesitan tiempo para aprender a su propio ritmo, y es lo que toda Escuela Waldorf busca fomentar.

Los síntomas para identificar cuando un niño goza de una buena salud emocional son:

  • Cuando él experimenta momentos de devoción, momentos de curiosidad y de asombro.
  • Cuando en él viven unos límites protectores y libertad para la creatividad.
  • Cuando sabe administrar su tiempo para descansar, su tiempo para jugar y su tiempo para trabajar.
  • Cuando tiene una relación de respeto y cuidado por la tierra, los animales y la naturaleza.
  • Cuando puede expresar sus miedos y aprende a confiar.

Cuando se puede observar en él la aparición de estas capacidades, podemos hablar de una buena salud emocional, de un desarrollo sano de la autoestima.

“Los niños tienen derecho a cometer errores y a ser perdonados. Necesitan personas a quien respetar, adultos cuyo ejemplo y autoridad querida puedan seguir. Necesitan experiencias, ternura y amabilidad, osadía y valor, momentos para dar y recibir, para integrarse y participar.”

Maestra Waldorf

 

Anuncios